Diseñando un Breakout

Foto de Thomas vía Flickr


Mi compañera Mª Ángeles, tutora del primer curso de Educación Primaria, me enseñó una de las cosas más importantes que aprendí en mi etapa de maestro. Me dijo:

Aquí [en la escuela], cuando queremos decir algo importante, lo hacemos a través de un cuento. Y cuando queremos hacer algo importante, lo hacemos a través de un juego

He comprobado la validez de esta premisa pedagógica con grupos de todas las edades. El cuento y el juego son recursos excepcionales. En #Pedagogía350 ya hemos hablado de la gamificación, una metodología sobre la que profundizaremos en este post, que pone el foco sobre el BREAKOUT, un tipo de actividad gamificada que coloca al alumnado en la situación de tener que superar retos para "romper" un candado que esconde un tesoro.

Muchos colegas coinciden en destacar el potencial educativo del breakout. La aportación de Galanis y Duckworth, recogida en esta infografía, presenta un buen resumen de sus bondades en educación. Analizando mi propia experiencia, considero que un breakout aporta cinco claves pedagógicas:

  • Promover la colaboración y el trabajo en equipos
  • Desarrollar el pensamiento crítico y, en muchos casos, el pensamiento divergente
  • Mejorar las capacidades deductiva y creativa aplicadas a la resolución de problemas. 
  • Colocar a las personas más allá de su zona de confort, gracias a la introducción de la incertidumbre
  • Generar una gran motivación. Un breakout logra que aprender sea divertido.

Cómo diseñar un breakout educativo

No hay una solo forma de llegar al producto final. En este punto, recojo la secuencia de diseño que suelo aplicar, que es la que me facilita más el proceso. Sin más pretensiones que compartir un conocimiento generado en mi práctica y que puede ser de utilidad a otras personas que que practican esta "cerrajería" pedagógica. Estos son los pasos:

Paso 1. EMPEZAR POR EL FINAL. En el breackout funciona bien el diseño inverso: ¿cuál será el producto final? La respuesta a esta pregunta determinará el "tesoro", entendido como el aprendizaje que esconden los candados. También condicionará la naturaleza de las pruebas que el equipo tendrá que superar para abrir cada candado, para darle al juego un hilo conductor coherente.

Paso 2. CERRAR LOS CANDADOS. La apertura de cada candado, real o metafórico, debe requerir que el equipo supere un reto o resuelva un problema. Es importante que esa acción esté vinculada al aprendizaje final y que tenga una dificultad bien calibrada respecto al nivel de competencia de los participantes. Eso es cerrar bien un candado, y no tirar la llave al mar :-)

Paso 3. CREAR LA HISTORIA. Equivaldría a gamificar la actividad, creando la narrativa, las dinámicas y la estética. Aquí tienes más sobre esto.

Paso 4. DEFINIR LA GUÍA. Es importe que los participantes no se pierdan, que tengan una referencia sobre qué pueden hacer, en qué punto se encuentran, cuál es el objetivo... La guía puede ser un plano o un documento impreso. En este paso, yo soy partidario de recurrir a un soporte tecnológico. Un Genially, por ejemplo, es ideal para que los participantes puedan tener una referencia en sus dispositivos. Incluso te puede proporcionar "candados virtuales", muy útiles cuando los recursos económicos son escasos.

No hay comentarios