El jardín de Stenhouse

Foto de Debs-eye vía Flickr

Quizá ya conozcas la urgencia por estandarizar la educación. Hay todo un movimiento legislativo que pretende estandarizar programas, métodos, evaluaciones, etc. El GERM, al que ya le dedicamos un post. Paradógicamente, como anticipa su acrónimo, se está extendiendo como un GERMEN por medio mundo ¡Cuidado! La LOMCE está totalmente infectada.

Estandarizar. Ajustar varias COSAS SEMEJANTES a un tipo o norma común. RAE

Si te fijas, en la definición de la RAE encontrarás argumentos para alejar este término del sistema educativo. Lo más llamativo es que se refiere a objetos, no a personas. Por tanto, estandarizar equivale a cosificar al alumnado (en realidad, a toda la sociedad). Y no solo eso. En nuestra nueva condición de «cosas», también tendríamos que ser SEMEJANTES. Algo que es del todo irreal. Te imaginas... ¡Qué mundo tan aburrido! Lo cierto es que el factor humano y la diversidad no son, digamos, prioridades del proceso de estandarización educativa. Por concretar, seguro que en mi clase ya no podría disponer de esos 10 minutos tan importantes que describía este post.

¿Quién pretende un modelo de sociedad uniforme y deshumanizado? Siento decepcionarte, pero el villano es un viejo conocido: el lobby financiero, que ha puesto sus ojos en lo que considera un nuevo negocio: la educación. Pero nada sería posible sin la aquiescencia de poderes públicos. FRENTE AL DINERO SOLO NOS QUEDA LA FUERZA DE LA RAZÓN, representada en este ámbito por la PEDAGOGÍA.

Desde la pedagogía podríamos desgranar teorías en contra de la estandarización, y de su prima-hermana la privatización. También podríamos analizar los casos de Reino Unido, EE.UU, Chile y tantos otros países en los que este modelo ha fracasado, con gran perjuicio socio-educativo. Podríamos... Lamentablemente, este maldito blog limita a 350 palabras cada post. Así solo queda recurrir la concisión argumental del gran Stenhouse. Su visión también nos enfrenta a una cuestión trascendental: ¿QUÉ TIPO DE SOCIEDAD QUEREMOS CONSTRUIR?

Imagina que cada curso recibes un puñado de semillas. Son pequeñas, pero tienen gran potencial de crecimiento. Algunos docentes se esmeran por darle un tratamiento similar a todas: la misma cantidad de agua, intervalos de riego, fertilizantes... Estos «granjeros» esperan recolectar la cosecha coincidiendo con el final del tema o del curso. También buscan que todos los frutos (o «respuestas») sean del mismo calibre, color, sabor... Frente a esto, hay otro tipo de docentes, los «jardineros», que entienden que cada semilla es única y aprecian la belleza de los diferentes colores. Además de adaptar las necesidades de riego y luz, son capaces de diseñar precisos jardines, en los que la combinación armónica de especies diferentes representa un valor añadido.

23 comentarios

  1. El curso pasado trabajamos en el Grado de educación primaria de la UdL (Lleida) el tema de la heterogeneidad a través de los jardines y las derivas (en contraposición a los itinerarios predefinidos), y lo hicimos con la mediación de la exposición "jardins inquiets", comisariada por Ester Partegás (http://www.lapanera.cat/home.php?op=8&module=programacio&cad=0&item=168) en el Centre d'Art La Panera de Lleida. Fue un aprendizaje integral que nos hizo reflexionar sobre la homogeneización de los programas educativos (especialmente cuando llevan la etiqueta de innovadores) y nos llevó a materializar propuestas artísticas de deconstrucción de libros de texto. ¡Me ha encantado encontrar tu post con las mismas referencias! Seguimos adelante! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Me parece una experiencia muy interesante y fundamental para la formación de los futuros docentes. Seguimos conectados por la pedagogía. Saludos!!

      Eliminar
  2. Las personas más cercanas a los alumnos son los que mejor saben lo que necesitan los chicos y se imaginan las mejores opciones educativas que se les debería ofrecer, es verdad y la educación está muy estandarizada, pero es lo más fácil de instaurar y mejor que, que no haya nada o que no llegue a todo el mundo, si es, así lo veo yo. Ahora que para vivir mejor en un mundo más ideal deberíamos de aplicarla de otra forma, también.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La escuelas son los lugares donde se encuentran las personas del futuro y que mínimo que invertir todos los esfuerzos posibles por conseguir una educación de calidad y ajustada a las necesidades de cada alumno porque, como dice el post, cada persona es diferente y no todos tenemos las mismas capacidades pero no por ello merecemos menos oportunidades.

    ResponderEliminar
  5. Cada persona es diferentes, tiene sus ritmos y sus tiempos, y eso no significa que sea más o menos capaz. En cuanto al mundo de la Educación, la ley siempre va a por lo fácil: tratar a todos por igual y si no sigues esos parámetros no sirves. Y al contrario, la diversidad y la diferencia es lo que va a hacer que el mundo siga adelante.

    ResponderEliminar
  6. Cada persona enseña a los demás por igual, ayudando más a quienes tengan dificultad pero a todos por igual. Hoy en día existe una enseñanza general sin atender las necesidades individuales de cada persona teniendo la misma capacidad. Todos tenemos la misma capacidad pero no todos la aprovechamos igual forma.

    ResponderEliminar
  7. MARIA DOLORES GONZÁLEZ PÉREZ2 de noviembre de 2018, 9:17

    Aunque en esencia somos mucho más parecidos y tenemos más cosas en común con el resto de las que pensamos, a la vez, cada persona es única y diferente. Por eso, y escuchando siempre a quienes más saben del tema (maestros/as, profesores/as, orientadores, pedagogos, etc.) porque han trabajado y trabajan a diario con los alumnos, entiendo que la educación debe adaptase a cada persona.
    La asimilación de la educación a la cadena de montaje de la que hablaba Sir Ken Robinson es un modelo, además de obsoleto, que ni antes ni ahora conduce al logro del objetivo educativo sobre el desarrollo integral de los estudiantes.

    ResponderEliminar
  8. Cada alumno es diferente y único y eso es lo que hace que todo siga hacia adelante, porque sería muy triste que todos pensáramos igual o actuáramos de la misma forma. Unos niños necesitan un poco más de ayuda que otros pero, lamentablemente, la estandarización está a la orden del día, por lo que esto hay que empezar a cambiarlo y el docente tiene que saber que no hay ningún alumno igual e intentar adaptarse a sus necesidades en la medida de lo posible. Debería haber más presencia de “jardineros” en la educación y por el contrario lo que abundan son los “granjeros”.

    ResponderEliminar
  9. Rafael E. Reigal Garrido4 de noviembre de 2018, 17:39

    Los profesores deberían ser jardineros. Sin embargo, es muy complicado esa atención individualizada con los medios con los que se cuenta. En cualquier caso, se debe hacer un esfuerzo por cuidar el jardín y cada semilla adecuadamente. Con ingenio y estrategias cooperativas en los claustros de profesores se puede intentar cuidar y mimar cada semilla para que germine de la forma más adecuada. Como todo en esta vida, una cosa son los medios y las herramientas con las que se cuenta y otra es la voluntad. Merece la pena hacer ese esfuerzo.

    ResponderEliminar
  10. El proponer una educación común para todos me parece algo positivo, siempre y cuando se cumpla con unas medidas y objetivos que se acuerde con lo establecido; y, desde mi punto de vista, cada cierto tiempo renovarlo y mejorarlo, si es posible.
    Con la pregunta: ¿qué tipo de sociedad queremos construir? En la metáfora que se nos muestra de las semillas, vemos como unos “siembran” y esperan obtener frutos, y cómo otros se paran, observan y se preocupan en el proceso (comparados como jardineros).

    ResponderEliminar
  11. Las escuelas buscan enseñar lo mismo a todos, sin tener en cuenta las diferencias entre alumnos. Cada cual tiene unas capacidades diferentes, lo que desemboca en mayores o menores dificultades para ciertas asignaturas. Por supuesto que pararse con cada estudiante a conocer sus casos y así ayudarle sería la mejor opción, pero no es siempre posible. Al final acabaríamos separando las clases según las capacidades de los alumnos y acabaríamos con el apoyo del trabajo en grupo que se buscaba con el humanismo.

    ResponderEliminar
  12. En la diversidad radica la riqueza. Cada persona tiene una forma diferente de comprender y de pensar y, aunque haya ideas afines, no pueden ser iguales. He ahí por qué hay que tener en cuenta la diversidad de personas, porque cada una puede aportar algo.
    En el aula es importante tener en cuenta que cada alumno tiene un método diferente de aprendizaje o unos intereses distintos. El problema llega cuando se intenta agrupar a todos bajo un mismo método y los que no son afines a él, serán los considerados como ineptos, cuando el problema lo tiene el docente o el sistema por no saber amoldarse a todos.

    ResponderEliminar
  13. Lamentablemente esta situación es real, sin embargo, no creo que se llegue a un fin en el que la educación se estandarice por completo. Los docentes cada vez están más formados, en cuestiones como las que hemos hablado en otros post, como el conocer a los alumnos interiormente, y explotar las diferentes cualidades que ellos tienen.
    La sociedad hasta hoy esta llena de diversidad, y nosotros junto con la pedagogía y la razón somos los encargados de que esto no cambie. Pues no me imagino, incluso veo imposible de que nos amoldemos todos a unos parámetros.
    En conclusión, pienso que la metáfora más adecuada a llevar a cabo, y la que verdaderamente nos deberíamos replantear todos, es el jardín.

    ResponderEliminar
  14. Creo que estamos muy equivocados cuando mencionamos que a los alumnos hay que tratarlos en igualdad, donde todos tengan los mismos derechos y oportunidades. Es cierto, pero cuando hablamos de educación considero que debemos tratar en equidad, dar a cada persona lo que necesita para tener la misma oportunidad que los demás. Todos somos seres diferentes, con unas características, necesidades y ambiciones diferentes. Por eso cada persona necesita una atención y educación individualizada.

    ResponderEliminar
  15. Este artículo está muy actualizado, es totalmente real que la sociedad está mas estandarizada cada vez, incluso cuando vamos de compras podemos observar las mismas cosas en todas las tiendas.
    Con los niños pasa lo mismo, no podemos pretender que todo sean iguales. En primer lugar, porque se acabaría la magia de la interacción porque todos seríamos iguales y en segundo lugar , porque nos perderíamos muchas cosas y a muchas personas por el camino, ya que todos no somos iguales y al igual que la comparación con las flore, todos no florecemos al mismo tiempo ni con las mismas circunstancias.
    Cada niño va a un ritmo y necesita un tipo de recurso o adaptación como todos en algún momento de nuestras vidas.
    El aprendizaje de cada niño es específico y puede coincidir o no con el resto, tanto positiva como negativamente.

    ResponderEliminar
  16. Es una pena que la sociedad pretenda estar cada vez más estandarizada. Cada persona es única e inigualable, con sus capacidades y dificultades, y eso es realmente lo bonito. Tal y como dice el artículo, sería horriblemente aburrido un mundo en el que no exista la diversidad y así mismo ocurre en el ámbito educativo. Es imposible tener unos óptimos resultados pretendiendo que todos los niños sean iguales cuando es totalmente imposible porque no somos clones. Cada persona aprende a un ritmo distinto, con cualidades o dificultades en menor o mayor medida que el resto de sus compañeros, por ello, la educación debería basarse en una equidad, dando a cada alumno lo que necesita en base a sus necesidades propias.

    ResponderEliminar
  17. Beatriz García Martín7 de noviembre de 2018, 17:24

    Las personas somos diversas y esto es lo que nos hace ser especiales .Por eso, es muy importante que el docente conozca a sus alumnos y atienda sus necesidades, respetando los ritmos de aprendizaje, para así poder obtener los mejores resultados.
    Por otro lado, me gustaría destacar la analogía que nos presenta el texto. Los docentes deben ser los jardineros que cuiden cada semilla de manera individualizada y todas juntas lograr crear un maravilloso jardín.

    ResponderEliminar
  18. Entiendo que debe existir un curriculum básico, pero abierto a todas las adaptaciones en base a las capacidades de cada persona. Con respecto a la competitividad, es por desgracia como se rige nuestra sociedad … cuando buscas un trabajo o te presentas a unas oposiciones, tienes que buscar ser mejor que el que está al lado, por lo que tampoco puede dejarse totalmente de lado en las escuelas. Siempre, todo lo que este hecho de forma compartida, va estar más enriquecido y se va realizar amenamente, ya que somos seres sociales y como tal, disfrutamos relacionándonos. Hay que buscar como extraer lo positivo de cada aprendizaje, ya que también se puede disfrutar y extraer saberes, propios, al trabajar unilateralmente. Con respecto al ánimo de lucro, es una necesidad humana, por lo que más sano sería intentar lucrarse desde la realización de algo que nos satisfaga buscando ese bien común, como el agricultor de maíz que ganaba siempre el concurso, y ayudando a quien lo necesite, no lo veo acciones incompatibles.
    Por otro lado, me ha gustado mucho la equiparación del alumnado con semillas o plantas, lo entiendo ya que no todas necesitas ni la misma agua o luz o lugar de posición e incluso hay quien piensa que hay que hablarles. Al igual que el alumnado, unos necesitarán más tiempo, otras acciones, diferentes ubicaciones en clase o palabras de ánimo.
    Gracias, también he leído el post del GERM y el enlace de Stenhouse, sería todo un logro poder ir construyendo el CL según avanzan nuestro alumnado.

    ResponderEliminar
  19. Este post me ha recordado a una frase que me ha acompañado durante estos cuatro años de mi formación docente, una frase de Albert Einstein .

    Adjunto por aquí el link de un video en el que se realiza un juicio a la educación que plasma perfectamente el cambio necesario dejando de lado la estandarización hacia un modelo educativo más justo.

    https://www.youtube.com/watch?v=d5nYHIDUsi8

    ResponderEliminar
  20. Fundamental es, generar un sociedad de jardineros educativos, que aprecien la diferencia, variedad y diversidad en todos sus aspectos, que adapten la temática de lo que explican a sus alumnos y alumnas quienes sean capaces de construir conocimiento y generar un aprendizaje significativo

    ResponderEliminar
  21. Es rtiste pero cierto que la sociedad esta cada vez más estandarizada. Por ello la docencia debería ayudar a que no a todos los alumnos les tratasen como iguales ya que en el ámbito de la educación todos tenemos aptitudes y habilidades diversas y distintas por lo que tenemos que llevar acabo un sistema que sea distinto al que tenemos pero por desgracia eso no cambiará hasta dentro de mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  22. ¿Os imaginais una sociedad luchando por una educación más humana? A la mayoria de las familias les daría igual que los profesores de sus hijos pasaran del currículo, de los estándares de aprendizaje y de las rúbricas y, buscándo lo mejor para sus alumnos, les enseñasen a ser personas, establecieran relaciones de amistad con ellos y con sus familias, se integrarán en el barrio, colaborando con los comerciantes, con las asociaciones y planifiquen todos juntos qué es lo que quieren que esos niños y niñas aporten en un futuro.
    Existe un grupo reducido de familias, normalmente más pudientes y que se rigen por el principio del "postureo", que no lo entenderían, pero otros muchos si que lo harían.
    También existen un grupo de educadores que opinarían que a ellos no le s pagan para eso y que tendrían que dedicar mucho tiempo a ello, sobre todo fuera del horario escolar (laboral).
    Claro, para que esto funcione, el colegio y los profesores deben de ser parte de la comunidad.
    Esto, que algunos han llamado aprendizaje-servicio, es una forma de humanizar el proceso de enseñanza y aprendizaje, en el que, además, están involucrados todos los actores de una comunidad.
    ¿Quién se quiere involucrar en una comunidad? Solo algunos maestros y pocas familias. ¿Es interesante?, ¿Vale la pena?
    Aquellos educadores que se resignen a la estandarización serán sustituidos dentro de poco por un software que transmitirá mucho mejor la información y evaluará impecablemente al alumnado.

    ResponderEliminar