Pedagogía Sistémica

Foto de Eric Stensland vía Flickr


El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos. Marcel Proust

En 2010, Bruce Lipton realizó un importante hallazgo en el campo de la biología. Descubrió que la parte más importante de las células no es el núcleo, sino la membrana. Una célula puede vivir un tiempo sin núcleo, pero muere instantáneamente si pierde su estructura circundante. Para la Pedagogía sistémica, esa constelación de relaciones humanas que nos rodea está al mismo nivel de relevancia que la membrana celular. "Sin descubrir la historia de vínculos familiares que cada persona trae consigo, difícilmente podrá darse una verdadera educación, porque somos producto y reflejo de otros que están sin estar", diría un buen sistémico.

El propósito de la Pedagogía sistémica es conocer la amalgama de raíces afectivas que explican el estado presente de una persona. El fin no es intervenir sobre posibles carencias, sino COMPRENDER y ACEPTAR todo lo bueno o malo acontecido en la historia emocional, porque está presente en el aula. Una pedagogía que propone CONOCER a las personas como punto de partida para cualquier proceso de enseñanza y aprendizaje.

¿Qué se pretende conocer? Las dimensiones por las que se interesa esta pedagogía son cuatro:

  • INTRAgeneracional o entre iguales. 
  • INTERgeneracional: la anterior y posterior (padres e hijos). 
  • TRANSgeneracional: generaciones anteriores. 
  • InstraPSÍQUICA: los propios pensamientos y sentimientos.


La mayoría de los problemas se desarrollan en el amor que nace del vínculo, la mayoría de las soluciones son un desprendernos de personas vinculadas con nosotros, de su destino, de sus expectativas, de su influencia... La misma agua que nos sostiene y calma la sed, también puede arrastrarnos y ahogarnos. Bert Hellinger

A diferencia del pensamiento lógico-lineal que conduce a la dualidad causa-efecto, la idea de Hellinger (precursor de este paradigma) defiende que la razón no es el único regulador de la conducta humana y que no es posible deslindar los pensamientos y las acciones de las emociones y los deseos inconscientes. Quizá se puedan analizar por separado, pero adquieren significado en la medida en que forman parte de un sistema.

22 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La gente que las personas tenemos cerca nos influyen en cómo somos e incluso cómo pensamos, en parte necesitamos que sean ejemplo en todos los sentidos para que seamos más "persona". La razón nos hace personas, pero la gente que nos rodea, la más cercana, nos influye en una gran medida también, por lo que nos marcará nuestra condición; aunque todos tengamos la misma racionalidad, la gente que nos rodea más de cerca nos puede influir de manera que enfoquemos la racionalidad de una forma u otra y llevarnos por uno de los infinitos caminos que hay.

    ResponderEliminar
  3. Es totalmente incuestionable que una persona es lo que es gracias a su entorno, a las personas que le rodean. Estas pueden influirnos de manera ejemplo, es decir que queramos ser como ellas o nos pueden influir de manera antagonista, no queremos ser como ellas, por lo tanto somos de la forma contraria a ellas. Ambas son factibles y forman a la persona de una manera u otra.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión, la educación debería estar cada vez más personalizada, y para ello es importante conocer al alumno como persona con sentimientos, preocupaciones y una historia familiar, no como un simple número más en la clase. Sin embargo, debido a que las clases cada vez contienen más alumnos, conocer personalmente a cada niño resulta un trabajo complicado.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con la pedagogía sistémica, me parece muy adecuada para llevarla a cabo en clase ya que es muy importante saber cómo es cada persona y saber cómo son las relaciones humanas que le rodean, descubrir la historia de vínculos familiares que trae consigo para, a partir de ahí, comenzar un proceso de verdadera educación, enseñanza y aprendizaje. Pero esta pedagogía puede resultar difícil llevarla a la práctica porque la educación actual no está preparada en cuanto a organización, tiempo, número de niños o docentes para poder conocer a todos los alumnos en profundidad.

    ResponderEliminar
  6. Nuestra razón forma parte de nosotros, pero nuestra gente cercana nos puede influir en ella cambiando pequeños aspectos de nosotros. Cada persona siente diferente y tienes distintas perspectivas por tanto nos afectan las cosas de forma diferente debido a que nadie es idéntico a otro.

    ResponderEliminar
  7. MARIA DOLORES GONZÁLEZ PÉREZ1 de noviembre de 2018, 21:24

    Por una parte, me parece muy interesante el enfoque de la pedagogía sistémica. Sin duda, es muy importante, para comprender y aceptar a las personas que nos rodean, el hecho de conocer sus historias, sus ambientes y sus raíces para de esta forma poder entender mejor sus conductas, sentimientos o sus pensamientos.
    Pero, por otra parte, creo que si bien es importante que lo tengamos en cuenta, es una tarea compleja y difícil de extrapolar a la aulas ya que, desde mi punto de vista, serían necesarios unos conocimientos psicológicos especializados además de muchísimo tiempo.
    Por tanto, pienso que como docentes debemos ser conscientes de este enfoque, lo cual ya es un paso adelante que nos acerca hacía un mayor respeto, comprensión y tolerancia hacia nuestro alumnado. Sin embargo, para avanzar en el siguiente paso sería necesario un trabajo llevado a cabo por especialistas fuera de las aulas o quizás crear un espacio nuevo en los colegios. Harían falta, como mínimo, más tiempo y psicólogos o expertos en la materia.

    ResponderEliminar
  8. Me parece ideal el modelo de la Pedagogía sistemática. Y como tal, lo veo inalcanzable. Sería perfecto poder conocer a todos los alumnos y satisfacer sus necesidades de manera personalizada, saber su contexto y en torno a él enseñar según las circunstancias, pero me resulta algo muy lejano. Sin embargo, como toda utopía, nos sirve para avanzar. El hecho de que hoy parezca imposible no significa que en un futuro lo siga siendo.

    ResponderEliminar
  9. Rafael E. Reigal Garrido4 de noviembre de 2018, 1:13

    Me parece un paradigma muy adecuado para entender la conducta de las personas, especialmente la de los niños. Las relaciones existentes entre los elementos ilustrados en el texto permiten entender cómo somos. Las circunstancias que nos rodean, las relaciones entre nuestros pensamientos o sentimientos y las redes de apoyo social, así como la estructura familiar y afectiva que tenemos son esenciales para que podamos construir una vida plena e íntegra. Por ello, los docentes deben tratar de conocer estos aspectos y poder tratar de ayudar, a partir de ahí, a los alumnos para que tengan un desarrollo más adecuado y completo.

    ResponderEliminar
  10. El preocuparse o querer saber sobre las relaciones familiares o afectivas del alumnado muestra una gran involucración por parte del profesorado, ya que ayudaría a entender muchas de las conductas del alumno/a.
    Sin embargo, crea, en mi opinión, una controversia, ya que sería una tarea compleja el conocer como eran generaciones anteriores. Otro aspecto que me parece dudoso es que lo vería 100% fiable; porque el niño/a puede mostrar distintas características en sus emociones o sentimientos o habilidades con respecto a sus familiares. El entorno en el que se encuentra el niño/a en su hogar puede mostrarnos una imagen diferente a la real.
    Aunque si veo más que necesaria, además del interés del profesorado con la familia del niño/a, una preocupación especial con el profesor/a de su hijo/a, ya que pasarán mucho tiempo con éste/a.

    ResponderEliminar
  11. Me parece interesante el punto de vista de la pedagogía sistemática. Creo que es necesario conocer las raíces de los alumnos para poder satisfacer sus necesidades y poder entenderlos mejor. Es evidente que es prácticamente imposible conocerlos a todos y a fondo, pero creo que algunos datos básicos, es decir, los más cercanos, sí son posibles conocerlos y atender a ellos.
    También hay que tener en cuenta que para el docente es algo complicado porque son muchos los alumnos y también de diferentes edades y es perfectamente posible no acordarse de todo y todos. Con esto quiero decir que el pensamiento de la pedagogía sistemática, a mi parecer, tendría más fuerza en grupos reducidos o contextos más limitados.

    ResponderEliminar
  12. Me parece increíble el modelo de Pedagogía sistemática pero, para su completa implantación, sería necesario crear una consciencia social sobre ello, cosa que es bastante complicada. Actualmente sería un increíble modelo educativo y llevar estas bases a la práctica provocaría una educación más personalizada, centrada en los alumnos como personas y no como "números" que, por desgracia, es lo que suele ocurrir la gran mayoría de las veces. Es un reto muy complicado y puede parecer casi imposible, pero si se consiguiera crear esa consciencia social necesaria estoy segura que el futuro sería un poquito mejor y los humanos seríamos más humanos, cosa que, muchas veces y por desgracia, se va olvidando.

    ResponderEliminar
  13. Este escrito trata de transmitirnos lo importante que es la pedagogía sistémica en la educación, enlazando la familia y la escuela. Por tanto sería de gran utilidad que los docentes intentaran por muy difícil o complicado que sea interesarse sobre dichos progenitores para así entender sus habilidades y debilidades. Y por el lado de las familias, que estas se involucren también en el aprendizaje de sus hijos, aprovechando todo vínculo para transmitirles valores y principios.

    ResponderEliminar
  14. La pedagogía sistemática propone un modelo que es realmente deslumbrante, tanto, que resulta utópica la idea de implantarla en el sistema educativo, especialmente en esta época de crisis y de carencias que atraviesa España y el mundo en general.

    La implantación supondría una mejora en las estructuras, la formación de los docentes y de los equipos involucrados en la comunidad educativa, para lo cual hace falta de una reflexión e involucración de toda la sociedad.

    Aunque a priori puede parecer imposible, resulta estimulante pensar que se podría conseguir.

    ResponderEliminar
  15. Me parece super interesante esta pedagogía, que impulsa el conocer las personas antes de educarlas. Me parece bien porque pienso que no hay mejor base para hacer algo con alguien, que conocerlo verdaderamente. Además si logramos un clima de participación y confianza en el que seamos capaces de transmitir esto a los niños y conseguimos que se quieran expresar con total libertad, sería genial. Supondría la cima en la relación alumno-profesor.
    La relación sería menos fría y facilitaría mucho la enseñanza bajo mi punto de vista.

    ResponderEliminar
  16. Este fragmento me ha ayudado a conocer los aspecto que engloba la pedagogía sistemática, para mi desconocida. Creo que este es el punto de partida para crear un aprendizaje significativo. Muchas veces nos encontramos en el aula con niños/as tristes o distraídos y no sabemos por qué sucede eso, deberíamos analizar su biografía, sus raíces, su contexto o su identidad para así poder crear un aprendizaje individualizado.
    Por otra parte, estoy de acuerdo en la idea expuesta sobre la influencia personal, es cierto que en mi caso, considero que estoy compuesta de todas aquellas personas que me rodean y forman un vínculo muy cercano a mi. Entre todos forman mi pequeña identidad.

    ResponderEliminar
  17. Toda persona está construida sobre las relaciones que ha establecido en el pasado y en el presente. Conocer estas relaciones y aceptarlas, ayuda al alumno a conocerse mejor, a aceptarse y quererse. Es el punto de partida para que el niño sea feliz y también para que se construya con el máximo potencial.

    Crecer desde muestra propia humanidad, nuestras experiencias, las que sean: tanto positivas como negativas. Estas vivencias cuando pasan realmente por nuestro corazón son un pasaporte para circular por el mundo y descubrirlo.

    Ver a nuestros alumnos en todo su mundo, interior y exterior, nos permite tener una relación auténtica con ellos, realmente transformadora.

    ResponderEliminar
  18. Beatriz García Martín7 de noviembre de 2018, 20:08

    La pedagogía sistemática me parece muy importante, ya que veo necesario que el docente realice un análisis del contexto del alumno con el objetivo de conocerlo de una forma más emocional.
    El docente no solo debe mostrar su lado de instructor de conocimientos, sino también el más humano, puesto que este va a influenciar a sus alumnos de manera directa, creando un vínculo afectivo.

    ResponderEliminar
  19. Este es un paradigma que como tal, me era desconocido, pero que me hace pensar en lo que algunos autores denominan como cuarto nivel de concreción curricular. En el que lo que prima es reconocer la capacidades y necesidades propia de la persona, como ser único e irrepetible y que por tanto hay que diferenciar entre cualquier otra. Es indiscutible la gran aplicabilidad de este paradigma en las pedagogías a llevar a cabo en las aulas. Como tampoco se debe cambiar, sino comprender, aceptar y partir de cada persona para un buen proceso de enseñanza y aprendizaje.

    ResponderEliminar
  20. La pedagogía sistémica es fundamental en el aula para generar vínculos y establecer una educación de excelencia en el alumnado. Esto se demostró en una dinámica que realizamos en clase sobre la pedagogía sistémica, sentados en círculo comenzamos a hablar y establecimos un sistema al generar vínculos entre el alumnado de Pedagogía. Al realizar esta dinámica puede ser consciente de lo difícil que es acceder a una persona si esta no te permite la entrada, comunicar sobre tus propias inquietudes, sentimientos y emociones exponiéndolo a un grupo es algo que muchas personas ven inconcebible, porque les hace vulnerables. Pero es necesario establecer esta pedagogía en las distintas etapas educativas para desarrollar una educación en el conocimiento humano y del sistema.

    ResponderEliminar
  21. Es indudable que el entorno en el que crecemos forma parte de nosotros y nos hace ser y reaccionar de forma determinada. en mi opinión en la educación debería haber más incapie en la personalización de la enseñanza de cada alumnno, pero ello es imposible ya que los recursos en educación no son suficientes como para poder realizar clases de menos alumnos.

    ResponderEliminar
  22. Me Estoy acordando de Don Miguel. Durante un año de mi vida, cuando tenia 9, me trasladé a vivir a un pueblo por cuestiones del trabajo de mi padre. En la escuela no eramos más de 50 niños de diferentes edades. Don Miguel fue mi profesor. Venia acostumbrado a una escuela de la Capital con clases de 35 o 40 alumnos, edificios con multitud de aulas y recreos en los que jugabamos cientos de niños a la vez.
    De repente pasé a una escuela rural en la que estaban todos los niños y niñas del pueblo. Don Miguel (que además de maestro era cura) conocía a todas las familias, paseaba por el pueblo de casa en casa por las tardes. Almorzaba, merendaba o cenaba con nosotros de vez en cuando. Jugaba al dominó en los bares y, por supuesto, nos veia a todos en misa una vez a la semana. Don Miguel era mayor, quizás demasiado para seguir trabajando. No creo que Don Miguel fuera seguidor de ninguna de las teorías pedagógicas punteras del siglo XX. Seguia usando métodos muy tradicionales donde la regla tenia varias funciones. Seguro que frases como "la letra con sangre entra" o "un guantazo a tiempo..." eran parte de sus recursos pedagógicos.
    Pero lo que siempre me quedó marcado, y es uno de los pocos profesores de los que me acuerdo bien, es la naturalidad, la forma que tenía de tratar con todo el mundo. Tenía la mala leche de todos los curas, pero al mismo tiempo sabía conectar con la gente, los conocía, sabía cuales eran sus preocupaciones, sus espectativas, sus proyectos. Como buen párroco llevaba la vida de todo el pueblo, pero además ayudaba en lo que podía en cada casa.
    Estos recuerdo me han hecho reflexionar mucho en multitud de ocasiones. Hacia dónde vamos como sociedad.
    La educación, al igual que el resto de la sociedad, se está deshumanizando, y es por ello por lo que tienen que surgir teorías y modelos como el sistémico. No dudo en su validez, pero no creo que sea un modelo que ayude a mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje, sino la causa del proceso de destrucción de nuestra socidad.
    El trabajo de los educadores es muy importante y no acaba en la escuela. No se ha preparado nunca al profesorado para ello (antes no era necesario, era lo normal). Tampoco se le exige que lo realice, pero es hacia donde debe de ir y es que, para terminar, no todo lo rancio y viejuno de la educación está pasado de moda.

    ResponderEliminar