Sociedad del aprendizaje

Foto de Ian Burt vía Flickr

Desde los gobiernos, los poderes económicos, los grandes medios de comunicación... Desde arriba, han conseguido dividir la sociedad en individuos. Divide et impera. La vieja máxima del ejército romano convertida, de nuevo, en realidad.

Es una de las conclusiones a las que llega Owen Jones en su bestseller Chavs (2012). Jones analiza las consecuencias que tiene esta nueva realidad para las relaciones laborales, económicas y sociales. La educación tampoco es ajena a esta influencia... ¿Cuáles son las implicaciones pedagógicas de una hipotética fractura de los nexos que unen a las personas en la sociedad? El siguiente cuento puede ayudar a encontrar respuestas.

Hace mucho, en una comarca agrícola tenía lugar un concurso que premiaba al pueblo que presentaba el mejor grano de la temporada de cosecha.

Desde hacía varios años venía ganando el mismo agricultor, lo que despertó gran recelo entre el resto de participantes, que empezaron a rumorear que el maíz ganador no era propio de la comarca, sino traído de tierras lejanas. Tanta fuerza alcanzó el bulo, que el jurado del concurso hizo comparecer al agricultor aludido. Ante la estupefacción de los presentes, el campesino dijo que estaba dispuesto a compartir la estrategia que usaba cada año para ganar:

—Mi único secreto es que pongo mucho cuidado en mi trabajo y no descuido el campo ni un solo día. Aunque creo que eso lo hacemos todos. Lo que convierte a mi maíz en especial es que comparto la mejor semilla con todos los vecinos del pueblo, en vez de competir con ellos como el resto de participantes.

El presidente del jurado, intrigado, dedujo que ciertamente había un secreto, pero todavía no acertaba descifrarlo. Así que formuló la pregunta que muchos se hacían:

—¿Por qué comparte su mejor semilla con los demás?

—Verá usted, señor, —dijo el agricultor— el viento lleva el polen del maíz maduro de un sembrado a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de baja calidad, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad de mis mazorcas. Si quiero obtener un buen maíz, debo ayudar a que mi vecino también lo haga.


José Antonio Marina plantea en su último libro, Despertad al diplodocus (2015), que uno de los factores clave para la mejora de la calidad educativa es la denominada "Sociedad del aprendizaje". Como en el cuento, las sociedades que se involucran (o que "conspiran" en palabras de Marina) de forma decidida y coordinada para EDUCAR lograrán repercusiones sobre el BIEN COMÚN. Actuar como individuos aislados en un mundo como el nuestro, hiperconectado, es la mejor forma de desperdiciar el esfuerzo. No queda otra que trabajar como un gran EQUIPO (formado esencialmente por gente "de abajo") en favor de la conspiración pedagógica.

22 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Es muy evidente que si trabajamos la sociedad en grupo por el bien de todos se obtendrán mejores resultados para todos. Una persona sola puede hacer un buen trabajo sola, pero como convivimos más seres humanos juntos si no tuviéramos al menos un poco de sensibilidad o de civismo esta persona igual no conseguiría ese buen resultado.
    Vivimos juntos y tenemos que colaborar entre nosotros para obtener buenos resultados, de lo contrario sería muy difícil o imposible de lograr esos buenos resultados.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, el trabajo en equipo mejora los resultados siempre. Y la capacidad de trabajar en equipo es algo que se ha de trabajar en el aula desde que el alumno está en educación infantil porque, al fin y al cabo, siempre, durante el resto de su vida va a tener que trabajar en equipo, ya sea en su vida familiar, en su trabajo o en so entorno.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en que el trabajo en equipo es fundamental para el aprendizaje. Una educación en la que los niños se sienten de forma individual a trabajar aislados del resto debería quedarse anticuada y se debería favorecer la cooperación y el compañerismo entre los compañeros para así obtener el mejor rendimiento de cada alumno, con la ayuda de sus compañeros. Los alumnos no deben sentir que compiten entre sí.

    ResponderEliminar
  5. Para que el resultado sea mejor tenemos que trabajar unidos y compartir, dejando a un lado la competitividad porque es en grupo como se consiguen los mayores beneficios. Ayudarnos unos a otros es lo que mejora la calidad educativa. Por esta razón, la escuela tiene que proporcionar las herramientas necesarias para que se ponga en práctica la coordinación y para que todos se puedan involucrar en la tarea, para así obtener mejores resultados. Hoy en día está muy presente la competitividad como, por ejemplo, ver quién saca más nota en el examen y no nos damos cuenta que es mediante la cooperación, el esfuerzo y la ayuda en equipo como nos beneficiamos todos.

    ResponderEliminar
  6. Las personas nos complementamos unos a otros, por tanto la educación no debe ser decisión de una persona, si no debe nacer de la puesta en común de las ideas de la población, de los diversos puntos de vista que existen. Un caso claro de la actualidad es el de los partidos políticos, cada uno tiene su visión y juntando las diferentes aportaciones se podría crear una política común mejor a la actual. Con la aportación de cada partido se rompe la racionalidad de cada partido abriéndonos aunque esto de primeras provocaría un rechazo absoluto por la población debido a que se sale de su zona de confort.

    ResponderEliminar
  7. MARIA DOLORES GONZÁLEZ PÉREZ1 de noviembre de 2018, 12:34

    Personalmente creo en el bien común, que son mayores los beneficios para todos cuando colaboramos y cooperamos que cuando competimos entre nosotros (porque también creo que competir contra uno mismo es positivo ya que implica superación personal y afán de mejora. Obviamente, esto no esta reñido con el bien común).
    Pienso que es importante trabajar esto en las aulas porque vivimos en una sociedad muy competitiva en la que es fácil dejar de creer en los beneficios del bien común, en la que todo el mundo va a lo suyo.
    Aunque pueda parecer utópico o soñador, creo que es importante que en las escuelas e institutos, se aliente valores como la generosidad, el respeto, la cooperación, etc en los niños y jóvenes porque como explica el cuento del post los puntos positivos del bien común son probados y superan a los posibles puntos negativos que nos podamos encontrar en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  8. Con el ejemplo del agricultor se pone de manifiesto la necesidad del trabajo en grupo para obtener mayores beneficios. Entiendo que quiere demostrar las ventajas de enseñar a todos lo mismo sin dejar a algunos de lado por su capacidad, buscando una escuela colectiva y evitando la segregación. Fomentar el trabajo en equipo favorece al conjunto, pues podemos aprender cosas valiosas de quien menos lo esperábamos.

    ResponderEliminar
  9. Rafael E. Reigal Garrido4 de noviembre de 2018, 0:51

    El trabajo en equipo es una capacidad esencial en el mundo actual. En una sociedad hiperconectada, donde muchas tareas profesionales es multidisciplinar, requiere de una gran coordinación entre las personas. Además, el trabajo colaborativo facilita poner en común diversas capacidades que permiten ofrecer respuestas de mayor riqueza. Por ello, se debe educar en el trabajo en equipo para que los alumnos aprendan a colaborar con otros y poder adquirir competencias que puedan poner en práctica el día de mañana.

    ResponderEliminar
  10. Desde mi punto de vista, la diferencia entre trabajar en equipo y no puede ser el desarrollo del trabajo. Si se hace un trabajo de forma individual, tendrás que realizarlo enteramente, sin la ayuda de otro compañero/a, utilizando únicamente tus propios medios. Del otro modo, trabajando en equipo, seréis capaces de compartir diferentes ideas,o de dividir cada parte del trabajo entre los miembros, obteniendo un resultado común.
    Pues, en mi opinión, en la pedagogía el trabajo en equipo es muy enriquecedora, todos/as aprenden unos de otros.

    ResponderEliminar
  11. Creo que en una sociedad como la actual en la que cada cual va "a su bola", cada vez es más difícil trabajar en equipo y más aun para conseguir un objetivo común porque parece que la competencia prima a la cooperación. Sin embargo, considero que el trabajo en equipo es muy productivo porque se desarrollan disciplinas que no lo hacen de otra forma y en el contexto educativo es primordial para aprender a colaborar y cooperar con otras personas, además de ser muy enriquecedor porque se aportan puntos de vista diferentes y, como dice el dicho: "la unión hace la fuerza".

    ResponderEliminar
  12. D. Goleman escribia en su libro "inteligencia emocional" (1995) que los individuos con alta inteligencia emocional poseen altas capacidades, no solo para trabajar en equipo, sino para liderarlos y organizarlos. Trabajar en equipo es compartir, poner en valor las cualidades y aportaciones de cada uno, es apreciar a cada miembro del mismo y colaborar en la busqueda de un bien común. Hay que enseñar a trabajar en equipo, no ha dividir la tarea entre los miembros, sino a ofrecer todo lo que poseemos para que los demas crezcan y con ello mejoremos en conjunto. Podríamos afirmar que el mejor ejemplo de trabajo en equipo y de humanización de la educación son los programas de aprendizaje-servicio.

    ResponderEliminar
  13. Es muy interesante este artículo. Ojalá todas las personas pensaran como lo hace el agricultor del relato. Deberíamos actuar pensando en el bien común, no en el bien propio. Propiciar un ambiente agradable y, en lo que respecta a nosotros, centrarnos en superarnos a nosotros mismos al mismo tiempo que ayudamos al prójimo en lo que esté en nuestra mano. Bajo mi punto de vista, un intento de superación o consecución de una meta que implique dejar por debajo a los demás o no ayudarles para conseguir tu propio beneficio simplemente hace que nos separemos más como personas y, al fin y al cabo, no se centra en evolucionar y mejorar en base a él mismo y sus capacidades, sino en base a personas ajenas, lo que traería resultados más negativos.

    ResponderEliminar
  14. Todos tenemos un objetivo en común, o al menos deberíamos tenerlo: mejorar la sociedad en la que vivimos. Como bien nos habla este post, el humanismo es de los rasgos más destacados e importantes para conseguir este fin. Hoy en día, se trabaja mucho más la competitividad que el trabajo y el beneficio grupal. Un ejemplo claro de ello resalta en una clase donde alumnos compiten por ser el mejor. Sin embargo, no pienso que esto deje de ser importante, pues en un futuro necesitamos los mejores ingenieros, los mejores médicos... Pero sí debería fomentarse más el trabajar y el buscar el beneficio común. Para que aquellos que son tan buenos, como bien dice el cuento, compartan sus sapiencias y trabajen en grupo. Pues el bien de la sociedad significa el bien de todos.

    ResponderEliminar
  15. Este primer fragmento pone en evidencia la importancia del trabajo en equipo o trabajo cooperativo. Por desgracia, vivimos en una sociedad donde predomina el bien mutuo, la competitividad y solo preocuparnos por nosotros mismos. Pero no es así, tenemos que trabajar conjuntamente para crecer y ser mejores. Mi padre siempre me ha dicho que cuanto mejor le va a las personas de tu alrededor, mejor te irá a ti. Por lo tanto, recomiendo desde aquí proponer siempre el trabajo cooperativo y la buena relaciones interpersonales. Esto produce beneficios para todos. Por último, mencionar la importancia del compañerismo.

    ResponderEliminar
  16. Es muy importante para la sociedad educar en colaboración, en vez de en competición.

    De esto habla Miguel Ángel Guerrero Ramos en su libro <>, en el que podemos encontrar aspectos positivos de la competitividad como se puede dar en los ámbitos de la innovación o la productividad, pero muy negativa en lo que a la convivencia social se refiere.

    Para producir un cambio en la sociedad en este aspecto, deberíamos de empezar por implantar otros valores en la escuela, comenzando por la pedagogía de la misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro se llama:Los efectos negativos del paradigma de la competitividad hipermoderna.

      Perdón pero se borró en el envío del comentario.

      Eliminar
  17. Beatriz García Martín6 de noviembre de 2018, 19:47

    Trabajar en equipo nos otorga la posibilidad de conocer e intercambiar ideas con el fin de enriquecernos. Por ello, necesitamos fomentar el trabajo cooperativo en las aulas, los alumnos deben aprender a trabajar juntos, pero no solo ellos, los docentes también deben coordinarse para desarrollar los mejores estrategias, estas deben adaptarse a las características de los alumnos.

    ResponderEliminar
  18. me parece un artículo interesante y cuento inspirador para dar comienzo a este bloque en el que preveo que lo importante será el trabajo cooperativo. Por desgracia es algo que poco a poco se ha perdido en favor del individualismo y la competitividad.
    Los futuros docente nos vemos ahora intentando inculcar este valor en nuestros alumnos e incluso estudiando como lo haremos en el futuro, como si se tratase de algo nuevo o revolucionario. Nada de esto pasaría si todos fuésemos más solidarios y más comunidad en vez de individuos sin ton ni son por el mundo.
    Todo hecho en equipo es mejor, supone menos esfuerzo y se obtiene mayor creatividad.

    ResponderEliminar
  19. Bonita historia que refleja que el trabajo colaborativo y en coordinación siempre va da mejores resultados que aquellos que, no tienen por no ser buenos, realizados de forma unilateral. Por otro lado, las divisiones de sociedad crean competitividad en los diferentes estamentos de la misma y en educación pasa igual. Bajo la premisa de la competitividad solo algunos son beneficiados pero la mayoría sufren la desmotivación y frustración. Mientras que compartir sabidurías, métodos, actividades, experiencias en general, para la educación siempre favorecerá a la mayoría y se afianzaran estas para otras personas que busquen ayuda o innovaciones.

    ResponderEliminar
  20. Este cuento refleja la realidad que actualmente estamos viviendo en cuanto a la educación se refiere. A veces, se realizan grandes descubrimientos, ideas e innovaciones propias que son necesarias compartir con la sociedad educativa para producir un cambio en la educación, de nada sirve ser el/la mejor en algo si ese algo no es compartido con el resto para ayudar a generar modificaciones en el cualquier ámbito, en este caso en la pedagogía, ya sean mediante experiencias, metodologías, ideas innovadoras, prácticas, dinámicas, etc... cualquier información y conocimiento compartido enriquecerá de sabiduría no sólo a quien lo transmite, si no a quien lo comparte.

    ResponderEliminar
  21. Formar un gran equipo hace que cualquier acción llevada a cabo sea 100% llevada con éxito . Por lo tanto es muy importamte el BIEN COMÚN en la sociedad ya que la unión hace la fuerza y nos hace crecer como personas sociables que somos . Estoy totalmemte de acuerdo con el post.

    ResponderEliminar