Práctica deliberada

Foto de Press Association (U.K)

En 1908, Johnny Hayes —el tipo de la foto— se proclamó campeón olímpico, pulverizando el récord mundial con una marca de 2:55:18, en una carrera que la prensa describió como "la mejor del siglo". Hoy, el récord mundial de maratón está en 2:02:57 ¡Casi una hora menos! Pero no solo han mejorado los atletas profesionales. Uno de los requisitos para inscribirse en la maratón de Bostón es ser capaz de completar el recorrido en menos de tres horas, y 30.000 corredores aficionados lo hacen cada año.

¿A qué se debe esta espectacular mejora?

Por un lado, ha incrementado el tiempo de práctica deportiva. Cualquier runner actual invierte más tiempo del que Hayes tenía disponible para su preparación. En paralelo, se ha producido un gran avance en los métodos de entrenamiento. Ahora tienen una base científica, están sistematizados y se aplican de forma personalizada. Hoy nadie entrenaría como Hayes en 1908. Paradójicamente, puede que muchos sí hayamos aprendido con los mismos métodos didácticos que él (más sobre esto).

¿Qué es eso de la Práctica deliberada?

Anders Ericsson se preguntó si el cerebro humano podría mejorar del mismo modo que lo hace la condición física de un atleta, aplicando constancia y un método eficaz. Para averiguarlo diseñó un experimento consistente en entrenar a una persona normal en la memorización de dígitos aleatorios. Steve —así se llamaba el conejillo de indias— empezó reteniendo nueve números. Tras tres horas semanales durante dos años de entrenamiento llegó a memorizar 80. Algo así:

15421002355542100233658210823545421111350342103235654210423705421002391542100235

Además de comprobar la plasticidad cerebral (algo que han constatado otras investigaciones, como la realizada por Eleanor Maguire con los taxistas de Londres), Ericsson extrajo interesantes conclusiones para mejorar la eficacia del aprendizaje basado en la experiencia (más sobre esto), a través de lo que él denomina una PRÁCTICA DELIBERADA.

La Práctica deliberada es una estrategia pedagógica que posibilita el perfeccionamiento de COMPETENCIAS SISTEMATIZADAS y favorece el desarrollo de nuevos ESQUEMAS MENTALES, a través de una práctica caracterizada por:

  • Organizarse en torno a OBJETIVOS muy concretos y personalizados.
  • Implicar ACTIVIDAD FUERA DE LA ZONA DE CONFORT.
  • Exigir una ATENCIÓN PLENA a lo largo de toda la tarea.
  • Mantener una CONSTANCIA en el tiempo y en la disciplina.
  • Reportar un FEED-BACK (interno y externo) inmediato y orientado al reajuste.


No hay comentarios